miércoles, octubre 27, 2021
Análisis de la VinotintoColumnasLa Vinotinto

La octavita del “sabroso” triunfo ante Chile

Cristian Cásseres Jr.
Cristian Cásseres Jr.
289views

A casi una semana de la victoria de Venezuela ante Chile en casa por primera vez en las eliminatorias, es inevitable seguir hablando de ello.

Al ser una selección con la que conseguir algún punto era casi misión imposible, deja un muy buen sabor de boca. Sobre todo por el momento que atravesaba la selección y el país.

El 2020 ha sido un año amargo. La pandemia lo cambió todo, hasta la forma en la que afrontábamos la vida. Acentuó la crisis de servicios básicos y económica existente en el país.

En cuanto al fútbol mucho ha sido lo que pasó en la Federación Venezolana de Fútbol, renunció Laureano González, antes nombró a José Peseiro. Asumió Jesús Berardinelli, quien falleció pocos meses después.

José Peseiro.
José Peseiro.

Los escándalos estuvieron a la orden del día, incluso las formas en las que se llevó a cabo su arresto y hasta la forma en la que murió. Llegó la Junta Normalizadora de FIFA, con González al frente.

La “nueva normalidad”  se implantó en el fútbol. Comenzaron las eliminatorias, el estreno no pudo ser peor, Venezuela cayó 3-0 ante Colombia como visitante y con una imagen que no era alentadora.

Contra Paraguay hubo más orden. Peseiro se volvió más recatado y privó más el “equilibrio”, una frase que en su discurso se repite de forma constante.

Igual fue una derrota, dolorosa porque llegó sobre el final, porque hubo un penal fallado y el sentimiento de “haber podido conseguir algo más”.

El orden siguió contra Brasil. Faltó apostar a la ofensiva, pero al frente estaba la selección más sólida hasta ahora en las eliminatorias. Otra derrota 1-0.

 

Un dulce triunfo para Venezuela

El panorama no era alentador por todo el historial contra de Chile. Porque el arco seguía cerrado y la fie comenzaba a perderse. Pero en un partido correcto de la selección pudieron conseguir el tan ansiado triunfo.

Uno que permite tomar con más tranquilidad el  largo camino que queda. Uno que se espera sea más dulce de ahora en más.

Peseiro tomó recaudos y ha ido haciendo los ajustes. Ha tenido que hacerlos sobre la marcha de competencia, sin poder probar con amistosos a diferencia de sus antecesores.

El triunfo ante Chile abre la puerta al optimismo para lo que viene. La selección hizo un partido correcto y se quedó con los tres puntos.

Con sufrimiento, no hay de otra, en Venezuela nada es fácil, ni para el ciudadano de a pie, ni para los jugadores de fútbol, mucho más en la selección.

Salomón Rondón con su gol se redimió y acabó con la mala racha. El máximo artillero de la selección respondió cuando más la Vinotinto lo necesitaba.

Salomón Rondón.
Salomón Rondón.

Este triunfo trajo alegrías. En un momento de incertidumbre, trajo tranquilidad y alivió la presión del momento.

Fue un triunfo sabroso, el fanático también disfrutó de “por fin” ganarle a Chile en casa. Tanto o más que el túnel que le hizo Yangel Herrera a Arturo Vidal.

El partido de Herrera rozó la perfección. Se desplegó en el campo, hizo suyo los tiempos del partido. Fue quizás el punto más alto de todo el grupo.

Con una selección que ha ido creciendo partido a partido. De la mano de Peseiro los jugadores le van tomando la idea al entrenador luso que apuesta a la practicidad. Tomar a las mejores piezas y colocarlas donde mejor funcionan.

Así sucedió contra Chile y todo funcionó.

Esperemos que en los partidos de marzo contra Ecuador y Perú se vuelvan a saborear buenos puntos, para que el sueño de Qatar 2022 siga vigente.

Mientras tantos sigamos disfrutando ese sabroso triunfo ante Chile que regaló un poco de alegría dentro de tantas angustias y amarguras.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: