miércoles, octubre 27, 2021
ColumnasCopa Libertadores

Un Soteldo preso y un Lara muy libre

Soteldo Lara
232views

Quisiera comenzar con un “¡Hola Amigos! Volví al Olímpico de nuevo”, pero me pareció muy cursi e injusto, con esto del acceso restringido. Pero, la verdad es que me hacía mucha ilusión cubrir el juego del Santos, ver a Soteldo en su tinta y aparte, ver a un corajudo Lara que en la ida en Vila Belmiro se mostró resistente.

Del primero, debo decir que estos primeros pasos del Santos de Holan, distan mucho del “Peixe” finalista de Copa Libertadores e incluso, de la versión de Jorge Sampaoli. Es un equipo chato, sin chispa, con facilidades defensivas para el rival y una batería anti-aérea bien deficiente.

Soteldo es la figura de este equipo que vino (sin Marinho, el MVP de América y Libertadores) y nuestra mira estaba enfocada en el criollo. Me preocupó mucho el diseño de equipo para el llanero.

No es lo mismo ver un juego por TV, que en el estadio. En la transmisión, la cámara sigue la bola. Aquí, nuestros ojos seguían al “10”. Un “10” confinado al extremo izquierdo, con poco enlace al medio campo, esperando un balón y casi cortado del resto del juego colectivo, que al final de cuentas, era bien pobre.

A Soteldo, históricamente le ha costado bajar a ayudar en el repliegue. Con Sampaoli afinó este tema y con Cuca mantuvo parte de la línea. Ayer, en el Olímpico de la UCV, la estructura táctica le tenía confinado en su sector, casi que esperando un balón milagroso, para que brotara su magia.

Soteldo Lara

José Peseiro, DT Vinotinto, estaba en el estadio, con una libreta. Tomando y tomando apuntes. Posiblemente no le haya agradado que una sus figuras más sonoras estuviera en esas lides.

Sin embargo, crack es crack. Santos (tampoco Lara) había rematado al arco antes de los 35 minutos de juego. En medio del tedio, e incluso, cuando el “alvinegro praiano” parecía hacer aguas antes los arrestos valientes de Lara, sacó un tiro libre formidable, inatajable para Luis Curiel y así, encaminar el avance.

Cuando me entrevistaban en algunas radios sobre este partido, les dije con sinceridad: “Santos avanza, pero no va a convencer”. En efecto, luego del juego, le escribí a algunos amigos y colegas que cubren Santos y no ocultaban su preocupación. “Ni entrando Marinho se acomoda esto”, me dijo uno.

 

Excusas y realidades

Pero enfoquémonos en el nuestro. Holan le dejó toda la banda izquierda, para recorrido y ataque a Jonatan Felipe. Es un lateral con lento regreso, que de contar Lara con algunos recursos más, le hubiese hecho daño por ahí.

Aparte, le quita gracia y chispa (el componente principal del show de Soteldo) la excesiva posesión inefectiva y estéril que hace circular la bola sin ningún rompimiento, producto de un pase o un drible o una jugada que pague la entrada. En el complemento, recuerdo un arresto de Soteldo que se quitó a varios jugadores de Lara de encima a punta de gambeta, pero el ataque se diluyó entre decisiones difusas de sus compañeros para el remate.

Soteldo fue el mejor del partido ante Lara, según SofaScore.

Luego del partido, Holan culpó el bajo rendimiento a un dolor estomacal generalizado que afectó a atletas y cuerpo técnico. De igual manera, desde que lo recibió el Sao Paulo de Hernán Crespo con un 4-0, Ariel aún no termina de convencer.

¿Hora de marcharse? Posiblemente. De seguir así el esquema de Holan, podría marchitar a un jugador tan brillante como Soteldinho. El de Acarigua debe estar evaluando mucho.

 

Rojinegros dejan buenas sensaciones

Por su parte, uno quedó con la intriga de que hubiese sido de este Deportivo Lara si hubiese contado con el panameño Vence, si hubiese podido inscribir a tiempo a Bernaldo Manzano, “Morocho” Rojas o el prometedor Goncalves (19 años, viene de Atlético Venezuela), e incluso, si “Yoko” Barrios no se hubiese “pinchado” el día anterior.

Image

Sin ritmo oficial, la mano de Martin Brignani es evidente. Supo aprovechar la hora baja de Santos para, por ratos imponer su juego, más allá de las limitaciones propias de una plantilla muy clase media, sin alguna estrella particular.

Es un equipo que sabe esperar, que tiene buenos bombardeos aéreos y que se repliega con criterio. Pocas veces cae en desesperación y en la medida de lo posible, se suelta, genera.

Al terminar la llave, más allá de la sensación de malestar obvio por la derrota, la imagen que deja Lara invita al optimismo a sus seguidores, es un equipo con potencial de crecimiento.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: