lunes, octubre 19, 2020
Históricos

Messi vs Ronaldinho: una noche mágica y desastrosa en Maturín

Messi Ronaldinho
1.6kviews

Ahora que Messi está de moda por su situación con el Barcelona, está bueno recordar una de sus anécdotas más pintorescas en Venezuela. No va de la histórica derrota ante la Vinotinto en Puerto La Cruz. Tampoco sobre su gran actuación en la Copa América 2007. Se trata de un partido de exhibición, que llevó más angustia que la fiesta prometida.

Era junio de 2008, un año después del gran evento futbolístico realizado en Venezuela. Se prometió para el 28 de ese mes jugar en el estadio más grande que dejó la Copa, el Monumental de Maturín, un partido sin paragón: Los amigos de Messi contra los amigos de Ronaldinho.

Semejante hecho alborotó la ciudad. Porque no solo eran estas figuras mitológicas del fútbol. Vendrían acompañados. La nota de prensa de la época prometía lo siguiente:

“En el equipo de Messi, que estará dirigido por el venezolano César Farías, estarán los argentinos Roberto “Pato” Abbondanzieri, Fabricio Coloccini, Juan Sebastián Verón y Gabriel Heinze, el uruguayo Sebastián Loco Abreu junto a su compatriota Diego Forlán, el paraguayo Roberto “Toro” Acuña, el colombiano Radamel Falcao y los venezolanos Jorge “Zurdo” Rojas, Juan Arango y Giancarlo Maldonado.

Zico, a la cabeza del equipo de Ronaldinho Gaúcho, dirigirá a sus compatriotas Robinho, Julio Baptista, Luis Fabiano, Elano, Sylvinho, Adriano, Edmilson, Maicon y el guardameta Dida”.

Hasta el arbitraje tenía linaje: “será dirigido por el ex árbitro argentino Horacio Elizondo y comenzará a las 20.30 hora local”.

El evento, impulsado por el gobernador del estado, Rafael “Gato” Briceño, tuvo sponsors de peso, vendió casi todas las entradas para el compromiso y generó gran ambiente en la ciudad. Pautado para el sábado 28 de junio, ya desde el viernes empezaba a convocar prensa nacional e internacional. Más turistas de todas partes del país.

El compromiso fue promocionado como: “Un partido de otra Galaxia”.

 

Bochinche en Maturín

Desde ese sábado, temprano en la mañana, la prensa se apostó en el aeropuerto de Maturín. Los jugadores del exterior debían llegar el día anterior y se informó que llegarían en la mañana, el mismo día del juego. La idea de los medios era lograr entrevistas en el aeropuerto con las grandes luminarias que se juntarían en el Monumental.

Pasaban las horas. Llegaba público y más público. El aeropuerto José Tadeo Monagas se plenó. Pasó el mediodía y nada de anuncios o novedades. Los fans más fuertes resistían con una “bala fría”, mientras que los menos leales se marcharon. No había información de hora de arribo de los vuelos privados que saldrían de Brasil o Argentina.

Messi Ronaldinho
El Monumental de Maturín estaba repletos de fanáticos para ver a Messi y Ronaldinho en acción.

Las cuatro de la tarde. Nervios se apoderan de los organizadores. No ha aterrizado ninguna estrella prometida y la prensa, se empieza a retirar. “Ya no habrá chance de notas, los jugadores se irán directo al estadio”, asomó uno del comité organizador cuando el reloj pisaba las 5:30 p.m.

¿Qué ocurría? Pues, en primer  lugar, hubo problemas con los vuelos para llegar el viernes y el sábado, se empezaron a caer varios jugadores prometidos.

En Brasil se complicaba la cosa: Dida, Robinho, Luis Fabiano, Maicon y Elano dijeron que ya no venían. Del lado de Messi, Juan Sebastián Verón y Gabriel Heinze se bajaron del juego y luego, Diego Forlán.

Cuenta un miembro de aquel comité organizador que el agente promotor del partido estelar, el argentino Guillermo Marín, fue amenazado en el mismo aeropuerto, donde nervioso y entre lágrimas esperaba a los jugadores que no llegaban. “Si no llegan hoy los jugadores te metemos preso por estafa. Ya se han caído varias figuras”, le dijo un emisario de la Gobernación.

Recordemos cómo funcionan las cosas en Venezuela. Y Marín sabía el riesgo que corría.

Marín posa con Leo. Aliviado porque sería un hombre libre. Cortesía

Messi, Ronaldinho ¿Dónde están?

Como si no fuera poco, en la capital del estado Monagas se desató una lluvia torrencial, que inundó calles y el césped del estadio. El aguacero también sirvió como excusa para postergar el inicio del encuentro, movido luego a las 9:30 p.m.

Y a eso de las 7:00 p.m. aterrizó el primer avión, con los “argentinos” y luego, diez minutos después llegaron los brasileños. Marín suspiraba: ya no iría a una cárcel venezolana.

Afuera del aeropuerto los aficionados estoicos que habían aguantado hambre y lluvia estaban furibundos y se sentían estafados. Circulaba la información de que se bajaron varios jugadores. Incluso, que el partido no iba. Para calmar las ansias, se permitió salir a saludar a Ronaldinho. Al reconocer al crack volvió el alivio en los hinchas y todos se marcharon al Monumental.

Messi Ronaldinho
El camerino del equipo Messi.

Sobre la hora y sin saber exactamente con quienes contaban, Farías y Zico armaron un once como pudieron. El público violó la seguridad y llegó hasta los camerinos donde se hicieron fotos. Incluso, los mismos policías tendrían su souvenir con las estrellas.

Falcao debía llegar un día antes a Maturín para compartir con gente cercana que estuvo con él en su formación como futbolista en las escuelitas de esa ciudad. Pero no fue así. Igual, el colombiano se apartó para estar con ellos. El partido iba perdiendo su majestad futbolística.

Pero con lo que había, con el césped encharcado y con una multitud entregada a las estrellas, hubo partido. Quien no vio el “behind the scenes” aceptó de buena gana el retraso del pitazo inicial por razones meteorológicas y al ver a Messi y Ronaldinho en el recinto más grande del país se olvidó todo. Solo los más fiebrúos contaron las piezas faltantes.

La angustia de los asistentes se calmó al ver a los equipos uniformados saltando al césped, al son de la intro de la saga de Star Wars. Claro, era un partido de otra galaxia.

Lluvia de goles en el Monumental

Y también llovieron, pero  goles. Fue un bochinche de dianas: el juego quedó 7-7. Los brasileños abrieron el marcador: Baiano y Edmundo en los minutos 2 y 6, respectivamente, y haciendo gala de su destreza, Ronaldinho, el más destacado, anidó en la red dos balones a los 12 y 54 minutos.

El brasileño Baiano también anotó a los 17 minutos, mientras que Julio Batista lo hizo a los 20 de penal y a los 45 en una jugada individual.

Por la oncena de Messi anotó el uruguayo Sebastián Abreu a los 7 y 29 minutos. El argentino Andrés D Aleassandro aportó dos a los 26 y 30. Messi sumó un gol para su causa a los 32 minutos tras dejar regados a un par de defensores. El argentino Leandro Lázaro empató 6-6 a los 52 minutos y luego a los 67 para el definitivo 7-7.

“Dinho” salió al 56 y Messi al 62. Pero ante los gritos del público y como ya todo daba igual ante tanto bochinche, “La Pulga” entró a jugar los últimos cinco minutos.

El público se marchó contento, al final, pues aunque con desorden evidente, hubo juego. Marín seguiría en Libertad. La jornada terminó en una comida y recepción por parte del Gobernador Briceño, que tenía previsto entregar un diploma y una medalla (orden de la ciudad) a Messi y Ronaldinho, pero no había medalla para el argentino. Dijeron que se la mandarían luego. Al día siguiente, las estrellas volvieron a sus países.

 

 

Ficha técnica

Amigos de Ronaldinho: Pesonha (m.65, Felipe); Fernando Santos, Marcos Vinicius, Jorge Luis, Diego Costa; Julio Baptista, César Sampaio (m.46, Felipinho), Vampeta, Ronaldinho Gaúcho (m.55, Thiago); Baiano y Edmundo. Entrenador: Zico.

Amigos de Messi: Roberto Abonddanzieri; Jorge Rojas, Fabricio Coloccini, Rolando Schiavi, Roberto Acuña (m.46, Luciano Quiroga); Radamel Falcao, Andrés D’Alessandro, Juan Arango (m.46, Cristian Chávez), Lionel Messi (m.60, Daniel Montenegro, Messi volvió al 85); Martín Palermo (m.46, Giancarlo Maldonado) y Sebastián Abreu (m.48, Leandro Lázzaro). Entrenador: César Farías.

 

Goles: 1-0, m.2: Junior Baiano. 2-0, m.5: Vampeta. 2-1, m.6: Abreu. 3-1, m.11: Ronaldinho. 4-1, m.16: Junior Baiano. 5-1, m.18: Julio Batista. 5-2, m.20: Andrés D’Alessandro. 5-3, m.28: Abreu. 5-4, m.29: Andrés D’Alessandro. 5-5, m.31: Lionel Messi. 6-5, m.45: Julio Baptista. 6-6, m.51: Leandro Lázzaro. 7-6, m.53: Ronaldinho. 7-7, m.60: Leandro Lázzaro.

 

Árbitro: Horacio Elizondo (ARG). Amonestó con tarjeta amarilla a Roberto Abbondanzieri (m.18).

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: