domingo, octubre 25, 2020
Análisis de la VinotintoColumnasLa Vinotinto

Vivir de las certezas

Darwin Machís.
Darwin Machís, foto de la FVF.
78views

Si en algo se pudieron adelantar la selección venezolana y la FVF a lo que experimentaríamos en este nada tímido 2020 fue a aprender a vivir entre dudas y confusión. La complicada relación entre Rafael Dudamel y la directiva venía dando avisos; apenas comenzó enero, se confirmó la separación.

Sí, aunque parezca mentira, eso ocurrió este año. También presenciamos el caos posterior de rumores y negociaciones que terminó en la escogencia de José Peseiro un mes después. Es así como, tras ocho meses en el cargo sin haber podido dirigir ni siquiera un entrenamiento, el portugués ha comenzado a ejecutar esta semana la principal tarea encomendada.

¿Habrá que preocuparse (pensando en el futuro inmediato) por los jugadores que no tiene a disposición, los que tendrían que haber formado parte de su plan de no ser por esta pandemia? ¿Surgirá algún otro contratiempo, uno de esos que hemos aprendido a no descartar en este año tan peculiar?

José Peseiro, DT de la Vinotinto
El seleccionador de la Vinotinto, José Peseiro. Foto de la FVF.

Es un inicio desalentador, por supuesto, y es posible que hasta el dibujo táctico que tenía en mente el entrenador haya sufrido cambios; sólo él lo sabe. Así que lo mejor que podrá hacer Peseiro y el resto de la humanidad será aferrarse a las pocas certezas que quedan.

En el caso específico de la selección, se trata del gran rendimiento que vienen exhibiendo Darwin Machís y Yangel Herrera, en especial en los últimos meses. Nadie puede cuestionar la conveniencia de armar un equipo alrededor de los dos integrantes del Granada español, como tampoco se podrá obviar el aporte de los desequilibrantes Yeferson Soteldo y Jefferson Savarino, otros que disfrutan de un gran presente en Brasil.

A Peseiro le toca construir un grupo en la adversidad, en pocos días, con lo que tiene a mano. La menor cantidad de opciones facilita en muchos casos las decisiones. Deberá apoyarse, al menos en este arranque, en la memoria colectiva de sus convocados, en sus habilidades individuales, en el liderazgo de Tomás Rincón y los de mayor recorrido, y pensar únicamente en los seis puntos que habrá en disputa en los próximos días. El resto del plan quedará en suspenso, como todo lo demás en el planeta.

Porque mientras Peseiro comienza este proceso de adaptación a sus dirigidos y viceversa, suponemos que habrá un debut en la eliminatoria para Venezuela este viernes en Barranquilla contra Colombia. Ojalá.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: