jueves, octubre 29, 2020
Análisis de la VinotintoLa Vinotinto

Nueve claves de la derrota de la Vinotinto ante Colombia

José Peseiro y el capitán Tomás Rincón.
José Peseiro y el capitán Tomás Rincón.
1kviews

El estreno del portugués José Peseiro con la Vinotinto no fue para nada dulce. Ya la antesala, con todas las vicisitudes que sufrió la selección presagiaba que las condiciones podrían ser amargas.

El exasistente de Carlos Queiroz perdió el juego con su maestro debido a algunos toques de ingenuidad. La bienvenida al vecindario Conmebol fue realmente cruda.

Peseiro, pensó que a esta Colombia, con efectivos ofensivos muy en forma, se le podía salir a jugar muy de tú a tú, a ser ofensivos y más de visita. La alcabala de la primera línea de volantes y la retaguardia fueron duramente violentadas.

César Farías, exdirector técnico de la Vinotinto, dijo algo muy cierto cuando le tocó dirigir dos ciclos atrás: “La eliminatoria me deja una enseñanza: es mejor irse con un punto, que sin nada. En muchos juegos me fui con todo por el triunfo y no cuidé que podía irme sin puntos”.

Fueron varios factores que el técnico ya tendrá tiempo y espacio para evaluar en Mérida. Ante Paraguay, deben hacerse los ajustes para evitar una sangría de puntos.

 

El contexto

No es excusa para el juego visto, pero sí influyó. Ya bastante se ha hablado de las dificultades de la selección para armar la convocatoria. Las ausencias, los viajes montados. Las PCR… toda una odisea logística. Aparte, los pocos entrenamientos, tres en total. En el primero, solo habían “europeos” (quizás por eso, salvo Savarino, el once tuvo esa condición), apenas en el segundo y tercero se fueron sumando jugadores de América. No conoce al equipo ni ha podido trabajar a sus anchas. En Mérida, será distinto.

 

Autocrítica con el dibujo táctico vinotinto

“La idea de haber usado  el 4-2-3-1 no ha sido la mejor, de eso estamos seguros”, dijo José Peseiro en rueda de prensa. En análisis previos, se pensaba que, al declarar públicamente que no tocaría (por tema de tiempo) mucho las ideas de Rafael Dudamel, saldría con 4-3-3 (la primera línea de tres bien defensiva) al jugar de visitante. De hecho, ese era el esquema de Dudamel, hasta que en los últimos partidos de 2019 se atrevió a jugar 4-2-3-1 para dar entrada a más volantes ofensivos, como Soteldo y Otero. Pero, en estos amistosos, se enfrentaron a rivales de menor envergadura y había la posibilidad de ser más ofensivos, incluso para complacer al sector crítico que reclamaba más fuego al ataque. A lo mejor Peseiro se quedó con esta última imagen.

 

Con Rincón no bastó

La Vinotinto contra Colombia

Otra de las frases reflexivas que dejó Peseiro fue: “La sincronización entre Rincón, Herrera y Savarino no se ha hecho bien y el rival nos ha sacado ventaja en juego interior”. Por ratos, el equipo más que un 4-2-3-1, parecía un 4-1-4-1. Rincón (cómo se ve en la foto), solo delante de los centrales, Yangel interior por la derecha y Savarino, interior, con más hacia la izquierda. Savarino no tiene esa vocación defensiva de bajar a quitar pelotas y los automatismos en Atlético Mineiro lo ubican tirado hacia la banda derecha, con diagonales al centro. Yangel Herrera, en Granada, parte de la primera línea y se suma mucho al ataque. No está habituado a quedarse fijo defendiendo y este tema se tocó en días previos al partido.  Peseiro contaba con que Rincón, en sus nuevas funciones en Torino como “cinco tapón”, delante de los centrales  y quitador, bastarían. Pero en Torino, juegan al 4-3-3 y tiene dos interiores apoyándolo.

La Vinotinto padeció en la era de Dudamel también un tema de falta de sincronía entre Herrera y Rincón y Dudamel solucionó con Junior Moreno de cinco, delante de los centrales, para que ambos se descuelguen. Con Cristian Cásseres Jr, como interior por la izquierda, hacia los minutos finales del partido, se halló un poco de estabilidad en la zona.

 

Rosales muy adelantado

Roberto Rosales

Fue determinante en el primer tiempo (y quizás, partiendo de la premisa que Peseiro salió a buscar atacar sin medir consecuencias) que Rosales estaba muy arriba, casi como un extremo, tropezándose con Machís. En la gráfica, su mapa de calor de la primera media hora de partido (cortesía Sofascore). La banda izquierda quedó muy descuidada y el primer gol nace de una proyección del caraqueño que no regresó a cuidar el flanco y el rival se encuentra a la banda totalmente despejada. Sufrió otros contra-ataques más por esa misma situación. En el complemento, ajustó un poco el retroceso.

 

Por la derecha se desbordó el “Atalanta”

Muchos pensaban que por no tener regularidad en Escocia y por la experiencia internacional de Alexander González (más la regularidad en Rumania), Peseiro para este duelo se decantaría por el caraqueño antes que Ronald Hernández. Pero el portugués se apegó a lo que venía trabajando Dudamel y le dejó en el flanco derecho, como lateral. Queiroz sacrificó la jerarquía de Radamel Falcao para juntar a Luis Muriel y Duván Zapata, dos demonios del Atalanta, el segundo cuadro más goleador de las ligas top de Europa en la pasada campaña. Se entienden de maravilla, tienen automatismos y su zona de entendimiento va por la izquierda al atacar, la derecha de la defensa,  donde estaba el joven Hernández, que se vio desbordado en los dos últimos goles.

 

Falta de reacción en los centrales vinotinto

Wilker Ángel y John Chancellor, en especial el segundo, tuvieron reacciones lentas en varios episodios y tuvieron poca anticipación en varias jugadas. Volviendo a los automatismos, en la selección se venía trabajando, tanto en las prácticas de Peseiro, como en los últimos partidos con Dudamel, con un central zurdo y otro derecho, para cuidar mejor cada flanco. De los últimos diez partidos, solo en el amistoso contra Bolivia (4-1), fue la excepción. Con la lesión de última hora de Villanueva, hubo que improvisar con dos diestros que no ensayaron juntos en las pocas prácticas que tuvo el portugués antes del juego.

 

Pocas opciones de peligro

Sergio Córdova

Las opciones de peligro de la Vinotinto fueron escasas. Peseiro usó a Sergio Córdova como “nueve” para sustituir a Salomón Rondón. “La Pantera”, titular regular en el Arminia Bielefield de la Bundesliga, pero que juega como extremo por la derecha, no tuvo muchos balones y no se le vio cómodo yendo por el centro.  La generación de ataque careció de coordinación y trabajo. Apenas inquietaron unos disparos lejanos de Roberto Rosales y Ronald Hernández.

 

No fue la noche de Wuilker

Más allá que en el tercer gol le quemaron las manos y que en  los dos anteriores el mayor  porcentaje de culpa fue de errores defensivos, Wuilker Fariñez no mostró la seguridad absoluta de otros compromisos. Varios lances a dos tiempos generaron algo de preocupación en los seguidores de la selección. Sin embargo, sigue siendo la primera opción para el arco y posiblemente Peseiro le dé continuidad para alimentar su confianza.

 

Cambios tardíos en la Vinotinto

José Peseiro, seleccionador de la Vinotinto

Si bien Peseiro aún se aclimata al grupo, al verse la Vinotinto tan descompuesta en el primer tramo, no hizo ajustes en el entretiempo ni jugó con la posibilidad de los cinco cambios. Al 67, llegaron refrescamientos posicionales (Ponce por Córdova y  Otero por Savarino)  y al 79 fue que se incluyó a Cristian Cásseres Jr para hacer una línea de tres recuperadores y Rolf Felstcher por Rosales para cerrar la banda izquierda. La reacción fue tardía.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: