sábado, mayo 28, 2022
ColumnasPrimera División

Llegó la hora del hincha

Fanáticos del Deportivo Táchira
Fanáticos del Deportivo Táchira
204views

El fútbol es todo. Parece una frase construida, trillada, sobre utilizada, pero es la verdad. Por eso escribimos de él, por eso nos peleamos por él, por eso trabajamos por él. Porque tiene todos los condimentos que se necesitan para ser una pasión, un gusto, un placer.

Y es el placer de muchos. El principal placer. El más bonito que pueda presumir muchísima gente en el mundo. Sin embargo, también es un espectáculo y, como tal, es un negocio. Y al ser un negocio, necesita de clientes, de gente que suministre los recursos para el sostenimiento necesario.

Y no hablamos solo del tema mercantilista del dinero, de la plata para los presupuestos: el hincha no solo aporta recursos sino su aliento, su apoyo. El aficionado es el que ocupa un lugar en la tribuna, el que hace que la puesta en escena sea más atractiva que un simple edificio de hormigón. Es el que grita, el que aplaude, el que putea, el que anima. El que con sus gritos le da algo más de motivos a los futbolistas para concretar un objetivo.

La palabra “alentar” nunca pudo ser mejor usada cuando se habla del apoyo del aficionado a sus jugadores: ese sinónimo de apoyo también significa vida, el soplo vital. Creo que es una de las palabras que se usan en el fútbol cuyo significado resulta hermoso.

Foto de entrenamiento de Caracas FC
Foto de entrenamiento de Caracas FC

Pues bien: en el fútbol venezolano, llegó la hora de que el aficionado ponga el grano de arena que le toca. Tanto que se debatió acerca de la necesaria reducción de equipos en Primera División y la temporada 2022 viene con 16 clubes. Cada directiva imprimió seriedad y reforzó con conciencia a sus equipos, ajustes en los distintos campos del país, inversión pensando en objetivos claros y competitivos. Luego de una temporada afectada por las deudas, con bochornos como los de Lala o Trujillanos, parece que el escarmiento sirvió para que se tomaran en serio la responsabilidad de tener en sus manos un equipo de fútbol.

Entonces las dirigencias han hecho su trabajo, en tanto que los futbolistas irán a lo suyo. Por eso, en esa ecuación funcional, es el momento de que la afición haga lo que tiene que hacer: alentar, ir al estadio. El fútbol en Venezuela es un espectáculo económico, las entradas son accesibles y muchos que se hacen llamar seguidores de tal o cual equipo deben entender que de ellos también depende el buen camino del club de sus amores. Apoyar es su cuota y es hora que el aficionado entienda que esa pasión también tiene un costo. Apartar la plata para ir al estadio, contagiar al amigo, al familiar, es el papel de quien se considera hincha, como dicen los argentinos.

Entrenamiento del Deportivo Táchira
Entrenamiento del Deportivo Táchira

¡Qué diferente es ver un estadio con gente en sus tribunas, escuchar los cánticos, el apoyo, el griterío! ¡Eso es un espectáculo y esa parte depende en buena medida de la gente! Por eso, para que el espectáculo sea atractivo hasta para el inversionista, una grada llena cambia el panorama. Es solo el aficionado quien puede aportar eso.

Por eso: llegó la hora de que la afición ponga su grano de arena. Comienza una nueva campaña y el fútbol espera por el aliento, por el color, por el grito. ¡Vamos todos a colaborar con hacer más lindo el fútbol nuestro!

Deja un comentario

Carlos Domingues
Narrador de fútbol de la Liga Futve, voz de Bswingoficial, columnista de El Estímulo e Idioma Futve, animador de Gatorade Vzla e Hipereventos, podcaster de Crónicas de Ares.
A %d blogueros les gusta esto: