lunes, octubre 19, 2020
Históricos

La Libertadores nació en Caracas rodeada de estatuas de próceres

Libertadores Caracas
318views

La cosas poéticas de la vida: El Círculo Militar de Caracas, antesala del Fuerte Tiuna y parte del paseo Los Próceres tiene a pocos pasos estatuas imponentes conmemorando a Bolívar, Paéz, Urdaneta, Miranda… Libertadores de América.

Libertadores. Una Copa que terminó de nacer en ese pedazo de Caracas pero que no sabría de esta casualidad hasta unas semanas después de su parto.

Desde 1900, se llevan jugando partidos y pequeños torneos internacionales de clubes en la zona sudamericana. Un poco más de forma tuvo la Copa de Campeones, propuesta por Colo Colo en 1948, donde participaron siete titulados de los 10 países de la región.

Después, en los años 50, se jugó la “Pequeña Copa del Mundo de Clubes” en Caracas, pero acá, aparte de traer a los mejores de Sudamérica, también había participación de campeones europeos. Este fue el  gran antecedente de la Copa Intercontinental y posteriormente, Mundial de Clubes.

A medida que iba mejorando la accesibilidad al transporte aéreo, se hacía más factible competir internacionalmente. Chile, que en 1962 logró albergar la Copa del Mundo, aprovechó contactos, aprendizaje y sobre todo, el impulso moral de la realización de este evento para proponer más eventos internacionales, entre ellos, una copa entre los campeones de Conmebol.

Libertadores Caracas

En septiembre de 1958, el presidente de la Conmebol, José Ramos de Freitas (Brasil), se reunió con dirigentes argentinos y chilenos. Un cable de agencia anunciaba algo importante: “Delegados de la Federación Chilena de Fútbol declararon auspiciar la realización de un campeonato de campeones de varios países sudamericanos”.

En ese instante de la historia, era más importante garantizar que el Sudamericano (Copa América) de Argentina de 1959 se disputara. Uno de los principales escollos era Brasil, que quería ingresos económicos de acuerdo a su estatus: campeón del Mundo en 1958.

Uruguay fue de los primeros en oponerse a la modalidad de clubes: “La competencia que se promueve atentará contra los intereses de los campeonatos sudamericanos de selecciones”.

 

En Europa gustó primero

 

Inteligentemente, Ramos de Freitas se fue moviendo de afuera hacia dentro. En octubre de 1958 envío una carta a Pierre Delaunay, secretario general de la UEFA en la que proponía jugar una copa entre el ganador de la Copa de Campeones (hoy Champions League)  y el triunfador del torneo que todavía no existía, pero donde “hemos recibido el apoyo de Argentina, Chile y Paraguay”.

Ayudó más a la idea de la Intercontinental la invitación del presidente de la Confederación Brasileña de Fútbol, Joao Havelange, como cabeza del actual campeón mundial, a sesiones de trabajo en la UEFA. Ahí, Havelange, impulsó la copa entre el ganador del torneo europeo, que ya tenía cuatro ediciones y un proyecto de campeonato, en Sudamérica.

Tuvo buena acogida. Según un cable: “Santiago Bernabéu, presidente del Real Madrid, expresó que sería un honor encontrarse con campeones sudamericanos”.

Ya cables desde Londres y la prensa deportiva especializada de Europa empezaba a emocionarse por esta modalidad. Eso, invitó a los dirigentes sudamericanos, aun escépticos, a acelerar el paso.

 

En Caracas es la cosa

 

Por motivo de la Copa América del 59 se realizaron varias reuniones entre directivos. El nuevo presidente de la Conmebol  fue Fermín Sorhueta y al consagrarse Argentina, al día siguiente se acordó una nueva reunión entre federativos en Caracas, Venezuela.

Sorhueta no asistió por enfermedad. Arrancaron el 30 de julio de 1959 las reuniones extraordinarias en el Círculo Militar de Caracas, donde también se alojaban los mandatarios. Pero se iban tocando temas variados (Copa América extraordinaria a final de año, competiciones de selecciones), menos la Copa de Campeones.

La idea original de Chile, ahora contaba con el apoyo ferviente de los titanes continentales Argentina y Brasil. Pero el congreso resolvió no considerarla.

Cuenta el libro oficial de la “Copa Libertadores de América” editado por Conmebol, que fue el presidente de la AFA, Raúl H. Colombo, quien exclamó con molestia: “No vine de tan lejos para no hacer nada” y abandonó la reunión.

Volvió a unirse el mandatario argentino el 2 de agosto. Se reavivó la discusión y finalmente hubo votación: Con ocho votos a favor, el voto en contra de Uruguay y uno dubitativo de Venezuela se aprobó la creación de la Copa de Campeones. Ha nacido el torneo más importante de clubes del continente.

A los pocos días hubo otro congreso en Chile. Era tanto el fervor que se proponía jugarse en octubre de ese mismo año. Fue rechazado por razones logísticas. Sin embargo, en esa reunión se acordó que se realizará la primera edición en 1960. Y que se llamará “Copa Libertadores de América”.

Sin Venezuela ni Ecuador, el torneo arrancó en el momento previsto. Venezuela, donde la Libertadores fue dada a luz entre estatuas de los más corajudos próceres, hizo su debut cuatro años después.

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: