martes, septiembre 28, 2021
ColumnasPrimera División

El despertar del Grana

Carabobo FC
131views

Cuando en plena burbuja del Torneo Normalización 2020 vi que la directiva de Carabobo rescindía contrato del grueso del plantel, comencé a preocuparme y avizorar lo peor. El Granate tuvo un campeonato para el olvido y los vientos indicaban que la crisis tocaba la puerta del club del Cabriales.

2021 comenzaba para ellos como terminó el 2020. Se armó un equipo de urgencia para saltar a jugar un campeonato más largo. La modestia hablaba de cada incorporación que se iba dando en esos escasos días antes de comenzar el torneo. Enrique Maggiolo, un técnico formador y que había tenido una experiencia profesional en Segunda División y como asistente técnico en Primera, era el elegido para dirigir al Carabobo.

Muchos muchachos, la mayoría conocidos por Maggiolo del Petare y de las canteras de Atlético y La Guaira, aterrizaron en Valencia. Buscaban acumular sus primeros minutos en la máxima categoría y otros a tratar de buscar una continuidad en lo más alto. Lo boyante que fue el Carabobo de otrora, solo quedaría en el recuerdo. Aquellos salarios astronómicos que sirvieron para contar con tipos como Tommy Tobar, hoy son solo un recuerdo histórico.

Lo que estaba claro con 25 caras nuevas en el plantel (sin sumar las otras incorporaciones hechas en la reciente ventana de fichajes) era que éste equipo no podía ir por algo más que conservar la categoría. Encuadrados en el grupo más parejo de los tres del campeonato, todo comenzó con muchísima dificultad.

Carabobo FC
Carabobo FC

Dos derrotas y un empate. Un punto de nueve para comenzar. Una leve mejoría para luego encontrarse con siete partidos sin poder ganar. El fondo de la tabla era su lugar, aunque a muchos nos atraía ese desparpajo que tenía esa muchachada en jugar para adelante. El argentino Reinero no la metía, Chispa Novoa llegó quizá en su peor momento futbolístico y la percepción inicial de lo que podía pasar, cada vez era más una certeza.

Tomado por una nueva directiva con mucho conocimiento en la gestión deportiva, el equipo logró reforzarse con Hinestroza en pleno momento de recuperación. ¿Cuál fue el secreto de la reacción? Apostar a una idea central. El Carabobo de Maggiolo poco cambió en su juego desde que comenzó el campeonato hasta hoy, que se ubica en puestos que le permite una clasificación directa a competencia internacional. Nunca traicionaron su idea y, pese a tener en la grada a un técnico que podía relevarlo, Maggiolo no dudó jamás en que el camino era seguir siendo un equipo vertical, con vértigo, conocedor de sus limitaciones pero aprovechador al máximo de sus ventajas.

Claudio Fraga, arquero del Carabobo FC
Claudio Fraga, arquero del Carabobo FC

Hoy, son siete los partidos invictos. No pierde desde mediados de julio. Han armado un cerco alrededor de un muchachito, su meta Claudio Fraga. Geremías Meléndez y Yolfran Caricote se han convertido en la pareja de centrales de moda del campeonato, Juan Camilo Pérez en el futbolista que más roles desempeña en el campo y todos a gran nivel, con Harrison Contreras y Pampa Gómez dándole ese toque de jerarquía y experiencia al equipo y con Santiago Rodríguez, Ronaldo Moreno y Yeangel Montero como el desparpajo ofensivo de muchachos que apenas tienen edad para tener una licencia de conducir. Y Reinero, que se contagió y comenzó a meterla.

Ser fieles a una idea, desde el principio, tiene a Carabobo compitiendo en el momento trascendental del torneo. La estabilidad institucional que han ofrecido los nuevos inversores, también tiene mucho que ver en el momento en que los muchachos solo se preocupan por hacer su trabajo. Y Maggiolo, el gran ideario, el que fue capaz de hacer jugar a un equipo de 25 caras nuevas.

Si entra al Hexagonal A, será un premio extraordinario para estos muchachos. Se merecen lo bueno, pero si no entran, igual para ellos aplausos de pie. Son paradigma de cómo se pueden alcanzar altas cuotas con muy poco.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: