sábado, octubre 16, 2021
VenEx

Daniel Pereira: “El fútbol me mantuvo de pie y enfocado”

Daniel Pereira
1.3kviews

Daniel Pereira es un nombre que suena mucho por estos días en el mundillo del FutVe. Tras una nota de AP que fue replicada por medios importantes como Chicago Tribune, ha despertado el interés de los cazadores de venezolanos en el exterior para incorporarlo a la ya extensa lista de legionarios criollos.

En pocos días, el jueves 21, se realizará el Superdraft, un evento que se implementó en el año 2000. Al igual que los “drafts” de otros deportes norteamericanos (NBA, NFL, etc.), se trata de escogencias por “picks” para elegir estudiantes universitarios.

Sin embargo, con las academias de desarrollo de los equipos de la MLS y las dinámicas propias de fichajes del fútbol como disciplina, este evento no tiene tanto brillo como en otros deportes, pero ha servido para insertar por esta vía a talentos prometedores a través de programas especiales.

Es el caso de Pereira, que ingresó a ser parte de la “Generation Adidas”, un programa que alienta a la pronta entrada (sin graduación universitaria) a la MLS y del que se vieron beneficiados grandes figuras del balompié norteamericano como Tim Howard, DaMarcus Beasley o Jozy Altidore. Para los equipos de la MLS es atractivo, ya que el sueldo del jugador lo cubre este programa.

“Estar en este programa ya te garantiza jugar en la MLS. Si entras a este programa, es porque ya te están viendo equipos de la MLS”, comenta Pereira desde su habitación en la Virginia Tech, la universidad a la que pertenece.

Daniel, rumbo a los 21 años, dice que intentó estudiar fisioterapia, pero le costó. Ve materias como “human development” (desarrollo humano) o historia de EE. UU. que sirven como créditos generales cuando se decida a reanudar los estudios con una carrera.

Daniel Pereira
Sus primeros pasos como jugador fueron como portero, pero con el pasar del tiempo sus entrenadores lo convirtieron en un jugador de campo.

Su norte es el fútbol. Caraqueño, empezó a patear balones en una casa del balompié en la capital: el Colegio San Agustín de El Paraíso. “De compotica jugaba de portero, pero los entrenadores me dijeron que me fuera a jugar al campo, que tenía futuro. Les hice caso”.

Pasó por manos importantes, como la de Martín Carrillo, hoy técnico de la sub-20 y Francesco Stifano, quien lo guió en su etapa de joven. Fue el ex técnico del Zamora y Zulia quien le dijo a sus 15 años que se fuera con él del colegio al Real Esppor.

Era un camino feliz para un adolescente. Codearse con buenos jugadores que militaban en el primer equipo y rozarse con otros que prometían mucho, como Cristian Cásseres hijo, con quien compartió en el cuadro que pasaría a llamarse Deportivo La Guaira.

Pero todo cambió. Sus padres, profesionales de carrera, decidieron que había que salir del país. “Mi mamá había tenido idea de irnos, porque la situación se estaba poniendo fea”, recordó. Pero al final, solo era una idea que flotaba en el aire.

 

Duro cambio

Sin embargo un día fue distinto. Le dijeron “nos vamos”. Y en dos meses, en tiempo récord, ya estaban en Virginia, intentando hacer una nueva vida.

El reportaje de AP indica que la familia del jugador llegó como turista y se quedó bajo la modalidad del asilo. Daniel confirmó el hecho, pero no profundiza sobre el tema: “es complicado y cuando me preguntan sobre eso, prefiero que hablen mis padres. Lo único que supe es que teníamos que salir del país. Y así fue”.

El tema fuerte del asilo (por temas políticos, persecución, etc.) en Estados Unidos es que no se permite volver al país de origen por una determinada cantidad de tiempo. “La verdad, aunque estamos bien aquí, extraño mi país, mi gente. En navidad me pegó”. Pero comentó que buena parte de su familia y amigos están en Miami “y bueno, ahí me descobro, esa es como mi Venezuela”.

“El fútbol me mantuvo de pie y enfocado. Jugando fútbol pude socializar, hacer amigos, estudiar e ir a una universidad. Creo que esto que está por ocurrir paga todo el sacrificio. Mis padres vinieron acá, dejaron su profesión, su trabajo por darme un futuro mejor  y ahora puedo devolverles todo”, soltó Daniel. “Incluyendo los papeles, ser un jugador profesional nos va a ayudar mucho”.

Daniel es un ocho, que también puede jugar de diez y tiene una buena pegada de pelota quieta. En algún momento ha sido extremo sin desentonar. Buena visión de juego, colaborador y aparte, tiene llegada al remate. Características que no pasaron desapercibidas para los ojeadores de la MLS y que lo llevaron al draft.

 

De los primeros “picks”

Pereira comenta que al ser seguido por varios equipos de la MLS, “estaría entre los cinco primeros picks”. En el orden de elección de jugadores,  primero va Austin FC, equipo nuevo de la expansión 2021 para la MLS. Después siguen equipos que tuvieron peor figuración en la pasada campaña como Cincinatti, Houston Dynamo, Atlanta United, DC United y así hasta llegar a los de mejor rendimiento.

Se realizará el jueves 21 a las 3:00 de la tarde, hora venezolana. La misma web de la MLS lo coloca en la casilla 4 de los 10 mejores prospectos a elegir en este draft que por segundo año consecutivo será por videoconferencia.

“Me emociona este momento de mi vida y más en una era en la que la MLS está exportando jugadores a Europa y jugadores jóvenes, de calidad. Todo esto es un sueño, al igual que quiero estar con la Vinotinto más adelante. Pero por ahora, paso a paso. Primero, debo ganarme un puesto al equipo MLS que vaya y seguir confiando en mi potencial”.

“A Cristian (Cásseres) seguro lo llamo cuando tenga equipo, para pedirle tips sobre como jugar la MLS, que tiene sus particularidades”, dice con buen humor.

El “soccer” está por cambiar aún más la vida de un buen muchacho, que espera sereno brillar en la cada vez más interesante MLS. Madurez se le nota. Y hambre de triunfo, también.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: