lunes, octubre 26, 2020
VenEx

Así es el protocolo sanitario que deben cumplir Otero y Savarino en Brasil

Otero
128views

Atlético Mineiro fue uno de los primeros equipos en retornar a los entrenamientos en Brasil, a pesar de la delicada situación que vive en el país con el covid-19.

Esta semana los venezolanos Rómulo Otero y Jefferson Savarino volvieron a Cidade do Galo para retomar la actividad.

Pero para lograrlo tuvieron que pasar diferentes pruebas y además deben cumplir con un estricto control sanitario para que no se presenten casos de covid-19 en la plantilla.

El primer paso fue realizarles pruebas a 120 personas entre jugadores, cuerpo técnico y personal que labora en las instalaciones del club.

Los tests además del nasofaríngeo, también les realizaron el de sangre y todos dieron negativos, por lo que nadie tuvo algún contacto con el nuevo coronavirus ni crearon anticuerpos.

Además las instalaciones del club fueron sanitizadas con una jornada de limpieza con productos especializados en eliminar virus, bacterias y cualquier microorganismo.

 

Cuando llegan a Cidade do Galo

Después de cumplir con esos pasos, los jugadores deben cumplir otra serie de reglas, que el director médico del club, Rodrigo Lasmar explicó a través del portal del equipo.

Lo primero es que los jugadores fueron divididos en grupos de cinco para asistir a los entrenamientos. Así no se cruzan muchas personas a la salida y entrada de cada sesión.

Cada uno tiene un horario determinado al que deben atenerse cuando llegan a Cidade do Galo. Deben hacerlo con mascarillas y una vez que terminan deben marcharse.

Solo se pueden quitar la mascarilla cuando entran a la cancha y comienzan sus ejercicios. Además ya deben llegar uniformados y listos para entrenar.

Deben mantener el distanciamiento mientras realizan las diferentes rutinas que les asignan.

“Nuestro objetivo es que  haya el mínimo contacto entre las personas”, indicó Lasmar.

Todas las sesiones son supervisadas en primera fila por Jorge Sampaoli, quien al igual que todo el cuerpo técnico siempre lleva la mascarilla.

El agua y las bebidas energéticas que utilizaron Otero y Savarino fueron colocadas en envases desechables y que se llenaron en el centro de entrenamiento.

A cada jugador se le entregó un kit con la comida post entrenamiento, como fruta, barra de cereal, gel de carbohidratos y más.

 

 

Todo era desechable y personalizado para cada jugador. Así podían cumplir con su recuperación sin problemas y garantizando las medidas de higiene.

“Todas las medidas preventivas han sido tomadas para que tengamos un ambiente seguro”, agregó el doctor, quien dijo que todo está hecho con el máximo criterio posible.

Una vez que cada grupo de jugadores termina de entrenar todos los implementos utilizados son sanitizados, para que puedan ser utilizados por el siguiente en la sesión.

Además de ello a todas las personas que ingresan al recinto se les mide la temperatura y deben llenar un cuestionario relacionado con síntomas de la enfermedad.

En caso de que haya alguna variación de los síntomas esa persona será aislada y se le realizará nuevamente la prueba, sostuvo Lasmar.

 

 

Lo que está cerrado

Aunque los jugadores pueden ir al centro de entrenamiento del Mineiro hay zonas que están cerradas.

Por ejemplo las habitaciones que se usa en las concentraciones y la cocina están cerradas.

Lo mismo que los camerinos, zona de fisiatría, terapia y la academia para las categorías menores.

Durante esta primera semana y dependiendo de cómo vaya todo, en Mineiro analizan ir abriendo otras zonas del complejo poco a poco.

Eso sí, dice Lasmar, siempre con grupo reducido de personas presentes.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: