viernes, septiembre 30, 2022
Análisis de la VinotintoEliminatoriasEntrevistasLa Vinotinto

Franklin Lucena: Recuerdos de un “parao” a la Colombia de Pékerman en Cachamay y la desilusión de hoy en día

Franklin Lucena
Franklin Lucena
874views

Hace justo nueve años sucedió. Colombia, el tren arrollador de José Pékerman, llegaba imparable a Cachamay. Parecía una bestia indomable: hilvanaba cuatro potentes triunfos al hilo por las eliminatorias a Brasil 2014: 4-0 a Uruguay, 1-3 en Chile, 2-0 y un aplastante 5-0 a Bolivia.

Para ese juego, pautado para el 26 de marzo de 2013, la escuadra colombiana, con James Rodríguez y Radamel Falcao a la cabeza, iba segunda, con 19 unidades, a cuatro del líder, Argentina. Venezuela, aunque fue aplastada 3-0 ante la albiceleste, llegaba a esa jornada 12 con 12 puntos, en el quinto lugar, en puesto de repechaje, peleando.

Todos los pronósticos apuntaban a un triunfo cafetero. Pero, esa selección, guerrera y convencida, aparte arropada por un estadio a reventar, totalmente conectado con su equipo, no solo paró la racha goleadora de los vecinos, sino que también los derrotó, gracias a un pase teledirigido por Juan Arango que pudo rematar a red Salomón Rondón tras embestir como un búfalo en el área amarilla. Cachamay fue el tepuy más feliz de la tierra.

Franklin Lucena contra Radamel Falcao García
Franklin Lucena contra Radamel Falcao García

Ese bache en el camino no impidió que Colombia, la gran sensación de esa eliminatoria, fuera al Mundial y firmara su mejor actuación en la cita ecuménica. Venezuela, aunque luego de ganar ese partido empató el cuarto puesto con Uruguay (quinto por diferencia de goles) lamentablemente, se desinfló las cinco jornadas siguientes y de nuevo, quedó fuera de la fiesta global. Un bache que llegó luego de una euforia desmedida por el triunfo y la sensación de que sí se podía ir a Brasil.

Un héroe silencioso de esa generación fue Franklin “Paky” Lucena, hoy asistente técnico de Alí Cañas en el Portuguesa. El llanero, férreo volante destructor, titular aquella noche contra los cafeteros, recuerda para Idioma Futve cómo se detuvo el tren al hoy técnico de la Vinotinto, por qué, luego no se clasificó a Brasil y cómo ve el panorama vinotinto actual.

 

Colombia venía muy inspirada y Venezuela estaba peleando puestos de clasificación al Mundial, hoy, nueve años después, ¿Qué recuerda de ese partido?

Colombia venía muy bien, pero nosotros estábamos muy comprometidos, veníamos trabajando bien. Lo primero que recuerdo es un estadio repleto apoyando a su equipo, había mucha conexión con la gente. Es un recuerdo difícil de borrar.

Colombia tenía a un Cuadrado en buen momento, a un James Rodríguez y a un Radamel Falcao pletóricos. ¿Cómo detenerlos?

Trabajamos muy el partido en lo táctico, César (Farías) trabajaba muy bien el partido, rival por rival. Teníamos que tener muy bien el bloque defensivo, neutralizar las habilidades de las estrellas del rival, para darle tranquilidad a los ofensivos. Y así fue. Una a cero. Sabíamos que en cualquier momento podía caer un gol. Aparte, teníamos un psicólogo muy interesante (Manuel Llorens), muy bueno en la materia que nos ayudaba en el tema actitud. El orden es fundamental. Y la actitud también.

Habla de orden táctico. ¿Qué indicación le dio Farías? Recuerdo que esperaron en bloque bajo…

No, no. Nosotros salíamos a presionar, con un bloque donde el orden era importante. Era un bloque estructural muy corto, compacto, donde no dejábamos espacios al rival y así poder reducir sus virtudes. A mí me dan la instrucción de ser una especie de stopper por delante de los centrales y dejar a Tomás Rincón más suelto, por lo que era Tomás, por lo deslumbrante que era y porque recordemos que él empezó como “10”, tenía vocación ofensiva. Él tenía la posibilidad del manejo del balón, de dar salida y yo, hacer las faltas, no dejar pensar a esos jugadores de Colombia que ya tu nombraste. Se hacía bastante cómodo porque estábamos claros con las ideas.

Los centrales eran Túñez y Amorebieta. ¿Fue importante marcar escalonado, a distintas alturas?

Los dejábamos salir, ellos tenían centrales que salían tocando y en el segundo bloque ya les salíamos a presionar, a mitad de cancha. Dejábamos que jugaran, para que los centrales no nos ganaran con un pelotazo largo y luego, cercarlos en el medio campo, porque así juega el colombiano, toque corte, toque, toque. Y ahí cortábamos.

¿Y la salida? ¿Pases largos como el gol?

A la hora de nosotros jugar, no nos complicábamos. Este equipo siempre estuvo consciente que no nos faltaba nada, pero tampoco nos sobraba. Si el rival nos apretaba, resolver, lanzábamos larga y teníamos un delantero como Salomón que ganaba todos los duelos. Es importante contar con un lanzador tan talentoso como Arango y un atacante como “Salo” para el desahogo.

José Néstor Pékerman, DT de Colombia en 2013, actual seleccionador de Venezuela
José Néstor Pékerman, DT de Colombia en 2013, actual seleccionador de Venezuela

Recuerdo que el estadio a reventar. Viajó gente de todo el país, hoteles colapsados, una atmósfera increíble

Sí, fue algo increíble, pero no solo fue en ese partido. Creo que fue lo más importante de todo, teníamos a una selección que estaba muy conectada con su público, que tenía su identidad y el público tenía una ilusión enorme y son momentos que marcan la diferencia. Y hoy en día, es lamentable que se haya perdido esa identidad, ese sentido de pertenencia, esa conexión con el público. Es deber del jugador actual recuperar esa identidad, con su entrega.

Después me gustaría atajar el cierre de esa respuesta. Pero antes, quiero consultarle ¿Qué pasó con Venezuela luego de ese partido? Al público le parecía que era posible ir al Mundial, pero en los cinco restantes, solo ganó a Perú y se perdió el boleto a Brasil

Nosotros llevábamos partido a partido, como te dije al principio. Nunca nos ilusionábamos o nos confiábamos. Sentíamos que teníamos la capacidad de ganarle a cualquier rival, como Argentina en Puerto La Cruz (1-0), pero partido a partido. Una de las cosas que creo que afectó a la selección fue ese partido en Bolivia (1-1), pensábamos que podíamos ganar el juego y luego enfrentar a Uruguay (NdR: tenía una racha de seis juegos sin ganar en eliminatoria). Sacábamos cuentas para ir asegurando el repechaje. Pero, sin querer, lo de Bolivia fue un golpe anímico que eso nos puso con una presión extra para enfrentar a Uruguay, con jugadores mundialistas, acostumbrados a partidos decisivos y nos faltó esa jerarquía de los partidos importantes, que ellos sí tienen y mira, se terminaron metiendo. La verdad te lo digo, llegamos con mucha presión para ese partido contra Uruguay (derrota 0-1 en Cachamay).

Radamel Falcao García contra Juan Arango en aquel Venezuela 1-0 Colombia de 2013
Radamel Falcao García contra Juan Arango en aquel Venezuela 1-0 Colombia de 2013

En la respuesta anterior hablaba de la desconexión de la gente con la selección. Está el factor deportivo, está el factor extra cancha, otra eliminación temprana…

Siento que va mermando poco a poco la identidad de la gente con la selección. Siento que la gente se identifica un poco menos. Llegue el técnico que llegue… ¿Cuántos técnicos han pasado? Hasta la federación ha cambiado. Creo que falta credibilidad en el jugador, digo que pasa más por la mentalidad del futbolista. Y con esto no quiero hacer problemas, no quiero traer malos comentarios. En la actualidad, son mejor tácticamente, físicamente están mejor que en la selección de Farías, pero nosotros nos preparamos, creímos en ese proceso. Teníamos la necesidad de estar, estábamos convencidos… no quiero decir que los jugadores no estén convencidos, pero falta ese extra para que la gente se identifique, siga creyendo, se mantenga la ilusión de ir al Mundial. Hay un técnico extraordinario como Pékerman y les digo a los jugadores: ¡Aprovechen! Aprovechen… yo disfruté a César, a Richard, a Sanvicente… pero es un privilegio tener un técnico de esta jerarquía.

Para cerrar, ¿cómo ve este Venezuela-Colombia?

Me parece que contra Argentina se hizo un buen partido. Muchos miran el 3-0, pero hubo cosas que me gustaron. Cuando Venezuela hace las cosas sin presión le va bien. Colombia por el contrario, viene con la presión de ir al Mundial, tiene que ganar sí o sí. Colombia se consiguió con los goles en el último partido, tenía mucho tiempo sin marcar y Venezuela tiene que aprovechar a los jugadores que tienen ganas de demostrar que quieren estar en el ciclo de Pékerman. Cada jugador tiene que empezar de cero y con su juego decir “mire, yo quiero estar en las próximas convocatorias”. Y tienen que demostrarlo. Es una oportunidad, hay que dar el extra y que demuestren que tienen la necesidad que tuvimos nosotros aquella vez con César, esa necesidad de “yo quiero estar con la Vinotinto”, dejar todo en cada pelota… y por ahí, se le puede ganar a Colombia.

Deja un comentario

Alfredo Coronis
Periodista y Locutor deportivo, especialista en Marketing.
A %d blogueros les gusta esto: